Con la creciente globalización de las empresas, la formación de equipos multiculturales basada en la expatriación de los empleados se ha vuelto una práctica cada vez más frecuente. Sin embargo, a pesar de la importancia y del alto costo de una expatriación, algunas investigaciones muestran que apenas un 25% de las expatriaciones se consideran exitosas.

Para revertir esa situación, muchas empresas están centrando su trabajo en el desarrollo de la habilidad intercultural de sus profesionales, es decir, en la capacidad de estos profesionales de relacionarse de forma productiva con las diferencias culturales.

Para desarrollar tal competencia, es necesario tratar nuevas cuestiones como:

  • ¿Qué empleados están aptos para una expatriación?
  • ¿Cómo preparar un empleado para una expatriación?
  • ¿Qué tipo de apoyo necesita la familia?
  • ¿Cómo garantizar que las expatriaciones sean atractivas y que ocurra el flujo de talentos consecuente?
  • ¿Qué beneficios deben concederse bajo la óptica de costo-beneficio?
  • ¿Cuáles son las herramientas críticas para el éxito de la gestión de un equipo multicultural?
  • ¿Cómo implantar una política de expatriación?

La misión de Global Line es auxiliar a las empresas a identificar y responder estas cuestiones, al prestar su apoyo para el desarrollo de la competencia intercultural de sus clientes.

Desafío Intercultural

Sólo 1 de cada 4 expatriados tiene éxito